Hasta el 40 de mayo, no te acerques a ningún yayo.

Aunque no vivas en un convento, quédate dentro

No por mucho madrugar, vas a salir a desayunar.

Todos los caminos llevan a la nevera.

Aunque quieras fiesta y guasa, a esperar en tu casa.

El que se fué a Sevilla, se ganó una multilla.

Aunque la mona se vista de seda, en casa se queda.

No hay cuarentena que 100 años dure.

Al mal tiempo, buena casa.

Deja para mañana, lo que no puedas limpiar hoy.

En bata o pantalones, de la cuarentena hasta los cojones.

Santa rita rita rita… estate en casa quietecita

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tipo de testimonio:

Si no sabes por dónde empezar, mira los últimos testimonios.